ENFERMEDAD PERIODONTAL Y SU RELACION CON AFECCIONES CARDIOVASCULARES

visibility149 Vistas comment0 comentarios person Publicado Por: Dra Patricia Agranatti list En: Tratamientos Naturales

La periodontitis, una enfermedad inflamatoria crónica que afecta el tejido de soporte dental, está relacionada con las enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, las enfermedades cardiovasculares son trastornos del corazón y los vasos sanguíneos, y son la principal causa de muerte en todo el mundo.

Estudios han demostrado que existe una asociación entre la periodontitis y las enfermedades cardiovasculares. Los pacientes con enfermedad periodontal tienen un riesgo aumentado de desarrollar enfermedad cardiovascular en cerca del 20%

La inflamación sistémica es un vínculo etiopatogénico entre ambas condiciones. Además, se ha demostrado la presencia de bacterias causantes de periodontitis en las paredes de los vasos sanguíneos en personas con problemas cardiacos  . Por lo tanto, es importante considerar la salud oral como parte integral de la salud cardiovascular.

La estructura dental consiste en dos partes la corona y la raíz dental. La dentina es la estructura que forma la mayor parte del diente y es la que rodea la pulpa que contiene vasos sanguíneos y nervios.

El diente está unido firmemente por el periodonto, una estructura formada por las encías, el hueso alveolar, el cemento dental y el ligamento periodontal. La Periodontitis sucede cuando la infección afecta alguno o todos de estos tejidos. La inflamación aparece cuando la gingivitis o infección gingival no es tratada adecuadamente. Esto afecta los tejidos de soporte del diente lo que produce finalmente la caída de la pieza dental, este proceso es muy lento y pasa por diferentes estadios lo que permite tomado a tiempo revertirlo.

Es la primera causa de pérdida de piezas dentales en los adultos afectando entre 10 y 15% de la población.

Existen diferentes factores de riesgo para desarrollar periodontitis como los son predisposición genética, falta de higiene oral, fumadores, medicamentos (nifedipina, fenitoína o ciclosporina), estado hormonal, estrés, edad, estado socioeconómico, enfermedades sistémicas y respuesta inmune de cada individuo.

La enfermedad periodontal usualmente es indolora en las etapas iniciales y comienza a temprana edad con una simple gingivitis, su progresión es lenta.

Esto la hace en muchas ocasiones que sea subtratada es decir se realizan limpiezas dentales simples sin tener en cuenta  las lesiones periodontales como por  ejemplo las llamadas bolsas periodontales. Según estudios en Estados Unidos 90% de los pacientes evaluados necesitaban tratamiento para la enfermedad periodontal y de esos el 50% tenía afección moderada a severa.

Las revisiones en la epidemiología muestran una prevalencia de periodontitis severa desde el 1% en pacientes entre 20 y 29 años hasta de 39% en pacientes de más de 65 años de edad. Las variantes moderadas eran más frecuentes en todos los grupos etarios. Es decir que tomado a tiempo se puede detener teniendo en cuenta y es muy importante que la enfermedad periodontal es como la diabetes, en un paciente con predisposición lo que se logra es detener su avance con controles específicos

La placa subgingival tiene niveles elevados de gérmenes bacterianos, una de las bacterias que produce inflamación y destrucción periodontal. El tratamiento junto con herramientas de prevención permite controlar la infección pero cuando hay un exceso de bacterias en el área se produce un exceso de enzimas que empeora la respuesta inflamatoria.

El surco gingival se convierte en un nicho perfecto para que sea colonizado por bacterias que forman la placa bacteriana

Bacteriemia inducida por infección en la cavidad oral

Se define una bacteriemia como la presencia de microorganismo en el torrente sanguíneo de manera anormal. Uno de los principales sitios de entrada de bacterias a la circulación es por la cavidad oral.

Rupturas en la barrera de la mucosa oral permiten el contacto con un ambiente altamente contaminado como es la cavidad oral. Estas brechas permiten el paso de bacterias al torrente sanguíneo generando bacteriemias, que pueden ocasionar procesos como abscesos distantes, lesión renal y endocarditis bacteriana. La mayoría de cuadros de endocarditis bacteriana están asociados con un episodio de manipulación dental sin profilaxis adecuada.

Es muy importante además de una buena profilaxis previo a un tratamiento periodontal o limpieza dental dar en determinados pacientes una cobertura antibiótica previa y posterior porque en ese acto se movilizaran bacterias.

La frecuencia de esta bacteriemia va entre 39 a 100% de los casos. Son usualmente transitorias, pero hasta un 20% puede persistir hasta una hora después.

Sin embargo, la mayoría de las bacteriemias no suceden por manipulación dental por profesionales sino por la actividad cotidiana como masticar o lavarse los dientes. Estudios ha demostrado que lavarse los dientes produce bacteriemias en 20-68% de los casos. Por eso es tan importante la enseñanza de técnica de  higiene oral con cepillos específicos y accesorios

El principal riesgo de la bacteriemia originada de microorganismos de la cavidad oral es la endocarditis bacteriana. El primer reporte de asociación de bacterias orales con endocarditis bacteriana fue descrito en 1908 y posteriormente en 1935.

Sin embargo, la relación causal de procedimientos dentales con endocarditis bacteriana no es tan frecuente como se piensa. Algunos autores ha descripto que el riesgo estimado de endocarditis bacteriana en pacientes con factores cardíacos predisponentes es de uno por cada 46000 procedimientos en los realizados sin profilaxis antibiótica. Aun así, la asociación de enfermedad gingival y tres índices de salud dental con la endocarditis bacteriana es fuerte. Aunque la mayoría de los casos de endocarditis bacteriana no están relacionados con procedimientos dentales todos los pacientes con esta entidad deben recibir una valoración dental.

Relación entre la enfermedad periodontal y eventos cardiovasculares

En 1980 demostraron que pacientes con infarto agudo al miocardio tenían una incidencia mayor de enfermedad periodontal. Desde entonces diferentes estudios ha evaluado la asociación entre la mala salud bucodental y la enfermedad cardiovascular.

La idea es que aquellos pacientes con predisposición ya sea hereditaria o por  factores predisponentes realizar una visita cada cuatro meses con su odontólogo de confianza o especialistas para controlar su estado de salud bucal y periodontal ya que como toda enfermedad silenciosa avanza y el paciente solo se da cuenta en estadios tardíos.

Dra Patricia Agranatti

MN 15927

Deje un comentario

Los comentarios deben ser aprovados antes de ser publicados.
Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre